ANTIGUAS PUERTAS DE ZARAGOZA

ITINERARIO POR ZARAGOZA
MURALLAS Y ANTIGUAS PUERTAS

plano con puertas

1 – Puerta de Valencia (Este, romana, Baab Alqibla)

2 – Puerta del Ángel (Norte, Baab Alqantara, de Alcántara, de la Pont o la Puent)

3 – Puerta de Toledo (Oeste, de Beikala, de la Zuda)

4 – Puerta Cineja (Sur, Baab Sinhaya, Cinerum o Cinegia)

5 – Puerta del Duque de la Victoria

6 – Puerta Cremada (Baab Alyahuud, de los judíos, Quemada o del Heroísmo

7 – Puerta del sol (Postigo de Aguadores, del Estudio o del Ebro, la Portaza)

8 – Puerta de San Ildefonso (Postigo del Mercado, de la Tripería)

9 – Puerta de Sancho (Baab Almusara)

10 – Puerta del Portillo (del Portiello)

11 – Puerta del Carmen (Baab Baltax, de Valtaix o de Baltax)

12 – Puerta de Santa Engracia

Desde su amplia perspectiva histórica, la ciudad de Zaragoza (Salduie, Caesaraugusta, Cesaraugusta, Saraqusta, SaragoÇa o ÇaragoÇa), contempla el gran número de acontecimientos que han contribuido a darle forma y a conformar su identidad. Al observar el plano de la ciudad, se puede apreciar su trazado más antiguo dentro del perímetro de la muralla romana, y sus posteriores ampliaciones delimitadas por el muro de ladrillo o rejola, siendo ambos objeto de nuestro itinerario.

La  antecesora de Caesaraugusta fue la ciudad ibérica de Salduie o Salluie,  y aunque no se conoce su situación exacta, parece que estuvo en el mismo sitio o en las proximidades que posteriormente ocupó ésta. Caesaraugusta fue una colonia inmune donde convivieron los antiguos habitantes de Salduie,  con los veteranos licenciados de las guerras cántabras pertenecientes a las legiones IV, VI y X, que se establecieron en este territorio en torno al año 14 a. de C., fecha de su fundación por Augusto, con el objetivo de custodiar el puente y situarse en una importante encrucijada de caminos, en la confluencia de los ríos Gállego y Huerva con el Ebro. Fue la capital del convento jurídico de su nombre y su  situación como cabeza de puente exigía unas fortificaciones que corrigiesen sus escasas condiciones naturales de defensa.

El trazado de la muralla Cesaraugustea, formada por un lienzo de mortero revestido de sillares, se ajusta a la forma de un campamento romano, rectangular con los ángulos curvos rodeando la trama propia de una ciudad nueva que se adapta a la geografía de su emplazamiento. Puede seguirse a lo largo de la ribera del río, desde el monasterio del Santo Sepulcro hasta San Juan de los Panetes, siguiendo hasta el mercado Central y continuando por el Coso hasta llegar a la plaza de la Magdalena y bajando de nuevo hasta el Santo Sepulcro.

Los vestigios más antiguos de la ciudad, los definen los restos de su perímetro amurallado de unos 3000 metros inicialmente, testimonio así mismo de posteriores transformaciones en el siglo III. Parece que la muralla del siglo I se reforzó variando el espesor, entre 3 y 5 metros, y la altura en diferentes tramos, y con una separación de 14 metros en algunos de los lienzos levantados entre sus más de ciento veinte torreones.

Las puertas de acceso a la ciudad iniciales del trazado romano, debieron emplazarse  en los extremos de sus ejes principales, así una al  norte (más tarde de la Puente y del Angel) y al sur (Cineja) del cardo máximo que iría más o menos bajo la calle D. Jaime I,  pero un poco más desplazado hacia el oeste, y las otras, al oeste (posteriormente puerta de Toledo) y al este (puerta de Valencia) del decumano máximo, paralelo al río Ebro en las actuales calles Mayor y Manifestación.

En siglos posteriores, los  límites de la ciudad se extendieron más allá de la antigua muralla de piedra debido al gran crecimiento de la población (se conocerá como la Población), y se rodeará de un muro que inicialmente será de tapial y adobe, en el que se abrirán nuevas puertas que cumplirán funciones fiscales además de defensivas. Estas serán la de la Tripería o San Ildefonso, la de Al-Musaara posteriormente de Sancho, la del Portillo, la de Baltax o del Carmen, la de Santa Engracia, la Cremada, la del Sol y la más moderna de las puertas: la del Duque de la Victoria.

Puerta del Carmen

Puerta del Carmen

IMG_7776

Está al suroeste de Zaragoza y es la única que ha conseguido sobrevivir.  Aunque la puerta primitiva (puerta de Baltaxio) de la que hay noticias desde el siglo XIII, sí debía estar abierta en el muro de rejola, una posterior del siglo XVI estaba situada más internada en la ciudad, a unos metros de la primera. En el siglo XVII, debido a su mal estado de conservación, se sustituirá por otra ya denominada del Carmen  por el convento lindante de los carmelitas, en la que aparecían las armas de la ciudad y el año de su construcción, 1656.

De nuevo en 1787 se acordó derruirla ante su mal estado, aunque no se derribó hasta 1792. Además, su aspecto resultaba muy macabro ya que de ella pendían las cabezas de tres reos que habían sido ejecutados, conocidos como el Manón, el Zoguero y la de un francés ahorcado en 1785.

La nueva puerta del Carmen con la forma de arco de triunfo romano,  se terminó en 1794. En la parte superior del monumento aparecía colocado un león como símbolo de la ciudad, que al parecer estaba muy mal esculpido, tanto que la Real Academia de Bellas Artes de San Luis intervino para protestar hasta conseguir que fuera sustituido por otra escultura mejor realizada, que permanecería sobre un pedestal hasta la guerra de la Independencia. Durante la misma, soportó cruentos ataques por parte del ejército francés dado su gran valor estratégico por concurrir en ella varios caminos. No obstante permaneció en pie aunque hubo que realizar posteriormente algunas reparaciones.

vista del sitio

También fue testigo del asalto carlista el 5 de marzo de 1838, rechazado por los zaragozanos, motivo de la celebración de esta fecha conocida popularmente  como la Cincomarzada.

Puerta del Carmen - alasombradelasabina

Puerta del Carmen año 1874

000004492

En 1908 conmemorando el centenario de los Sitios, fue declarada Monumento Nacional y en 1927, los edificios anexos y el muro de rejola se eliminaron quedando la puerta exenta.

Puerta de Santa Engracia

  Puerta de Santa Engracia

engracia blog

Tres formas distintas y diferentes emplazamientos, tuvo esta puerta en épocas diversas. La primera estaba situada junto a la Iglesia de Santa Engracia, en el lugar que hoy ocupa el edificio de correos, entre el monasterio jeronimiano de Santa Engracia  y el convento de carmelitas descalzas de San José, según un dibujo de Fray León Benito Martón de 1737, reproducido en la siguiente ilustración.

santa engracia

Este tipo de puerta responde a un modelo que generalmente servía también de residencia para los encargados de su vigilancia. Se realizó una reforma de la misma en el año 1796, pero como pasó con otras puertas, durante la guerra de la Independencia quedó en estado de ruina y se derribó poco después.

62-segunda-puerta-de-santa-engracia 63-tercera-puerta-de-santa-engracia

Se realizó en 1815 un proyecto de remodelación urbanístico que incluía la recuperación de la puerta, con un diseño neoclásico de tres cuerpos realizado por Lanzaco, arquitecto zaragozano, pero no se llegó a realizar. En 1819, Fernando VII quiso honrar la memoria de los que habían defendido Zaragoza durante la guerra, erigiendo una segunda puerta junto a las ruinas del convento de Jerónimos de Santa Engracia, cuyas obras se comenzaron en 1828 según proyecto de Tiburcio del Caso, pero colocándose ya en el Paseo Independencia.

Puerta de Santa Engracia_thumb[2]

15090162539_23b9784e27_c

Se había planeado que en la visita que iban a realizar los Reyes a Zaragoza en abril de 1828, hicieran su entrada por ella, pero como era imposible que se terminara para esa fecha, se levantó una imitación en madera de forma temporal. Los trabajos de la puerta definitiva se iniciaron en 1831 pero se volvieron a paralizar en 1835, y no se concluyó. Años más tarde, en 1860 con motivo de la visita de la reina Isabel II, tuvieron que volver a realizar una simulación con grandes lienzos pintados.

El callejón de Santa Engracia iba abriéndose para dar paso a lo que sería el Salón de santa Engracia, más tarde llamado de Pignatelli y posteriormente paseo de la Independencia. La puerta estorbaba para la expansión urbana y el enlace del paseo con la Glorieta, que se llamó plaza de Aragón, cuando se inauguró el monumento al Justiciazgo en 1904.

15277688292_4a476a2941_c

19692704800_04a914fce0_c

00113

Por fin  en 1865, tras las enérgicas protestas vecinales, comenzó su demolición para levantar la Nueva Puerta de Santa Engracia, que estaría emplazada desde el edificio de Capitanía General hasta la casa de enfrente, dejando dentro la glorieta. Era de hierro fundido con cinco ingresos separados por pilares y con dos garitas, para cobrar los impuestos de consumos, que la afeaban.

Fuera, frente a la puerta, se levantó en 1893 el magnífico edificio de la Facultad de Medicina y Ciencias, obra del arquitecto  municipal Ricardo Magdalena.

6431049

puerta santa engracia

Durante años hubo debates sobre la utilidad de la puerta y los inconvenientes que suponía en el trazado de la línea del tranvía, que iría desde Torrero hasta el centro, por lo que finalmente en 1902 se aprobó su demolición.

Puerta de Toledo

Puerta de Toledo

toledo blog

Se encontraba pasado el Mercado Central, entre éste y los restos de muralla romana en la confluencia de la avenida César Augusto con la actual calle Manifestación. En la época de dominación musulmana por esta puerta se llegaba a la Aljafería, y tras la conquista cristiana, era el lugar por donde entraban los cortejos reales desde dicho Palacio a Zaragoza.

Estaba flanqueada por dos imponentes torreones almenados y su arco monumental se cerraba con puertas de hierro. En 1440 fueron trasladas a sus torres las cárceles reales, que antes estaban situadas en la Puerta Cineja, y en 1556, los diputados del Reino instalaron allí la cárcel de Manifestados. Acogió al Justicia de Aragón, Juan de Lanuza, quien en 1591 acabó decapitado en la propia plaza.

Arco Toledo Zaragoza

puerta de toledo

Delante de la Puerta estaba la Plaza del Mercado, que había sido trasladado en el siglo XII desde su antigua ubicación en la Puerta Cineja. Durante los siglos XVI y XVII, era el lugar de reunión más importante de la ciudad, había mucha actividad comercial y en ella se realizaban torneos y corridas de toros. Era también el lugar donde, durante siglos, se levantaba la picota para ejecutar a los condenados a muerte con la intención de que sirviera de ejemplo para los ciudadanos, denominándose el lugar, plaza de la Justicia.

15255817173_c21912c9b7_c

14895521993_db8e83380a_c

Por todos los acontecimientos de los que había sido testigo, la Puerta de Toledo estaba muy enraizada en la cultura popular, pero finalmente, después de largos debates, en 1848 se decidió su derribo debido a su ruinoso estado. Una  pintura mural en la calle Manifestación nos recuerda su ubicación.

20150826_120639

toledo3

Puerta Cineja o Cinegia

Puerta Cineja o Cinegia

cineja blog

Estaba situada en el Coso, a la altura de la actual calle de los Mártires. La parte exterior de la puerta, según la tradición, era un lugar de martirio de los Innumerables cristianos perseguidos por Daciano, el gobernador romano de la ciudad. Parece que los ejecutaban frente a la puerta y luego los quemaban. Era un lugar en el que había un gran foso, ya que cogían tierra de allí para las obras que hacían en la ciudad, utilizado también como fosal o lugar de enterramiento El origen de su nombre se relacionaba precisamente con las cenizas, Cinerarum, de la que derivaba Cinegia, aunque parece que tiene más que ver con el arrabal de Sinhaya,  ocupado por musulmanes que se establecieron en la zona del actual paseo de la Independencia.

En la calle de los Mártires, aún se puede ver el arranque de las dovelas del arco de la puerta y en el centro comercial de Puerta Cinegia, restos de la antigua muralla.

El mercado que posteriormente se trasladó por orden de Pedro II junto a la puerta de Toledo, estuvo anteriormente aquí, así como la cárcel que había en una de sus torres.

muro

Sin título-2

En 1492, con motivo de la visita de los Reyes Católicos a Zaragoza después de la conquista de Granada, fue renovada igual que ocurrió con la del Ángel. También existía frente a la puerta, un humilladero conocido como la Cruz del Coso en memoria de los Innumerables Mártires. La puerta sufriría graves daños durante la guerra de la Independencia, como todas las demás, y en 1809 terminaron de derribar sus restos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Desde aquí, continuando por el Coso Alto, antes de girar a la derecha hacia la avenida de César Augusto, a la altura de la actual calle Felipe Perena se abría otro trenque de la muralla.

IMG_7846

Puerta de Valencia

Puerta de Valencia

valencia blog

Era la puerta este de la muralla romana levantada al final de la calle Mayor. Estaba flanqueada por dos torreones y en la parte superior se habían habilitado  viviendas desde la Edad Media. Permanecía unida a los porches de la plaza de la Magdalena donde se instaló un mercado. Parece que en 1853 aún conservaba en buen estado un capitel clásico bien labrado.

pta valencia 2 (1)

puerta de valencia

Ante la necesidad de ampliar la plaza de la conocida como parroquia del Gallo, la Iglesia de Santa María Magdalena, se aprobó el derribo del arco de Valencia en 1867. Con ello se consiguió unificar el espacio en la plaza y que la fachada de la Universidad, que entonces estaba situada allí, fuera más visible. Se conservaron algunos sillares de esta antigua puerta romana, en los que aparecen inscripciones en latín, que actualmente se pueden ver en el Museo de Zaragoza. En la misma plaza, aún permanecen algunos sillares adosados en el muro de una casa, además del recuerdo de la puerta en una pintura mural del edificio situado frente a la iglesia.

IMG_7814

IMG_7816

IMG_7817

 Desde la plaza de la Magdalena, siguiendo por el Coso, y  justo donde la calle gira camino de la Plaza de España, frente a la plaza de San Miguel, se pueden ver restos de la antigua muralla en un solar sin edificar, en un tramo conocido como de las Piedras del Coso.

IMG_7869

Puerta del Sol

Puerta del Sol

sol blog

Estaba al final del Coso Bajo formando parte del muro de rejola, pero uno de sus lados apoyaba en la muralla de piedra. Vulgarmente se conocía con el nombre de Portaza y era una entrada modesta por la que solían pasar los aguadores al río. Como todas las puertas, excepto la del Ángel y la de Santa Engracia que dejaban abiertos algunos postigos vigilados, se cerraba hasta el amanecer desde las siete de la tarde en invierno, alargándose hasta las ocho en verano.

En sus representaciones más antiguas, aparece como un simple arco de medio punto abierto en el muro que se cerraba con una puerta de madera de dos hojas. Se reconstruyó en 1745. Era de ladrillo y sillares de piedra, con decoración barroca y sobre ella pendía una pieza que le dio su nombre: un sol de piedra negra de Calatorao pintado en oro, que además de ornamentar servía de reloj.

El-sol-que-daba-nombre-a-su-puerta-Fot.-J.-Garrido-435x425

Su aspecto nos lo recuerda el mural pintado en la pared de un edificio situado junto a su antigua ubicación.

IMG_7808

IMG_7809

 Siguiendo por esta acera, nos encontramos  el Convento del Santo Sepulcro,  sobre un tramo de la muralla romana que aún conserva dos torreones.

IMG_7805

IMG_7806

En la guerra de la Independencia fue atacada duramente por los franceses, cuya huella quedó marcada en sus muros acribillados a balazos, aunque no pudo ser tomada hasta la capitulación de la ciudad, igual que la del Portillo. En 1869, las protestas de los vecinos por los fuertes impuestos de puertas, consiguieron que la derrumbaran.